es

Entrevista con la Sra. Aparna Mehrotra

Funcionaria Encargada, División de Coordinación y Punto Focal para las Mujeres en el Sistema de las Naciones Unidas, ONU Mujeres, Nueva York

¿Puede describir brevemente el papel de su División de Coordinación? 

ONU Mujeres recibió el mandato de dirigir, promover y coordinar la rendición de cuentas sobre el trabajo del Sistema de las Naciones Unidas con relación a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Este mandato rige el trabajo de la División de Coordinación. Laboramos para que el trabajo del Sistema de las Naciones Unidas en materia de Igualdad de género y empoderamiento de las Mujeres sea más coherente. La coherencia hace que nuestro sistema sea más fuerte y el trabajo que realizamos sea más efectivo.

 

¿Cómo la entidad ONU Mujeres creada en 2010 ha podido influir en la igualdad de género dentro de las Naciones Unidas (incorporación interna de la perspectiva de género, mejor programación en el trabajo con los interlocutores y beneficiarios…)?

Ante todo, el establecimiento de ONU Mujeres ha elevado el espacio que ocupa el "género" en el Sistema de las Naciones Unidas. Es muy importante. En un escenario jerárquico, la ocupación de los espacios está determinada, en gran medida, por el nivel de su liderazgo. ONU Mujeres está dirigida por una secretaria general adjunta, cuyo nivel le da a ONU Mujeres una voz independiente y autorizada. Actualmente estamos en lugares y espacios en los que antes no estábamos. Esto fortalece nuestras voces y las de quienes no tienen voz, y le da un mayor significado y dedicación a la causa: hacer que la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas sea una realidad.

ONU Mujeres continúa apoyando la incorporación de la perspectiva de género en todo el Sistema de las Naciones Unidas. Hemos contribuido a la creación de capacidades con el desarrollo de un módulo electrónico introductorio sobre la igualdad de género: "I Know Gender" (Conozco el Género); una guía sobre la incorporación de la perspectiva de género en la programación del desarrollo. Como ONU Mujeres, hemos apoyado e impulsado el 75 por ciento de las entidades de las Naciones Unidas en el desarrollo y promulgación de las políticas de género, un incremento de más del 50 por ciento en unos tres años.

A escala de país, ONU Mujeres también apoya la incorporación de la perspectiva de género en el Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD). En ese mismo nivel, hemos promovido más programas del MANUD, quizá incluso hemos duplicado el número, desde el comienzo de ONU Mujeres en 2010.

Finalmente, no podemos olvidar que el cambio positivo necesita el compromiso con los hombres y los niños. Ellos tienen que convertirse en agentes de la igualdad de género. ONU Mujeres está ayudando a incorporar a los hombres y los niños en todas partes, incluyendo en el Sistema de las Naciones Unidas a través de su campaña HeforShe (ÉlporElla) lanzada por el Secretario General.

 

Su división ha desarrollado el Plan de Acción para todo el Sistema de las Naciones Unidas en materia de igualdad de género y empoderamiento de las mujeres desde 2012. ¿Cuáles son los resultados y dónde todavía existen desafíos?

El Plan de Acción para todo el Sistema de las Naciones Unidas en materia de igualdad de género y empoderamiento de las mujeres, comúnmente conocido como ONU SWAP, ha creado efectivamente un marco armonizado y unificado para medir y promover el progreso con respecto al trabajo de los organismos de las Naciones Unidas sobre la igualdad de género. Establece normas comunes y bien definidas que todos los organismos tienen que cumplir y a las cuales pueden aspirar. En esencia, no solo dice, anualmente, donde se encuentra un organismo, sino también a donde podría llegar. Supervisa 15 indicadores agrupados en seis áreas funcionales que abarcan en conjunto todas las funciones principales de cualquier institución.

El ONU SWAP hace que el sistema funcione en la misma vía. Si piensa en él como un tren, las diferentes instituciones del Sistema de las Naciones Unidas son sus diferentes vagones. Podrían estar en diferentes lugares en la misma vía, pero están, no obstante, en la misma vía, moviéndose en la misma dirección y con la aspiración mutua de llegar al mismo destino, que en nuestro caso es, por supuesto, la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas.

 

¿Actualmente, cuál consideraría la cuestión más importante en qué centrarse para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres?

El logro de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres es tan completamente multifacético que es muy difícil decir cuáles son las cuestiones más importantes. Todos los aspectos son importantes. Sin embargo, si tuviera que escoger, diría que la eliminación de las violaciones de los derechos humanos de las mujeres y, en particular, la violencia contra las mujeres, que es la violación más universal y omnipresente de los derechos humanos en cualquier parte, tiene que ser la primera prioridad. Tenemos que eliminar este flagelo que socava la dignidad humana y el logro del potencial pleno de las mujeres y las niñas. Para tener éxito, todas las sociedades necesitan mantener su dignidad y alcanzar su potencial pleno.

Una vez que restauremos y preservemos este aspecto más fundamental de su persona, su dignidad y su potencial productivo, entonces tenemos que empoderar a las mujeres y las niñas y asegurar las condiciones que les permitan ampliar sus opciones y valorarlas seriamente. Para esto, empoderarlas económicamente resulta fundamental. Ofrece una plataforma para la independencia y les permite a las mujeres ejercer sus opciones de maneras que de lo contrario no podrían. También les permite la posibilidad de ocupar cargos en la toma de decisiones y ampliar su esfera de influencia. Esto también es importante para la transformación y mejoramiento de la sociedad en cualquier parte. Permite que las perspectivas de los hombres y las mujeres estén plenamente representadas y, como muestran varios estudios, esto conduce a la obtención de mejores resultados para las mujeres, para los hombres y, de hecho, para todos.

Por tanto, si tuviera que escoger, diría que los dos pilares fundamentales del trabajo a favor de la igualdad de género incluyen el imperativo de eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, para asegurar que su potencial y humanidad no están comprometidos, y el empoderamiento económico de las mujeres que permite que el mismo potencial y humanidad encuentren la expresión plena, sea logrado, valorado y recompensado. También permite un paradigma más justo, un sello de valor. Es una proposición de valor por la cual todos y cada sociedad tienen que luchar. Todos ganamos.

 

¿Puede decirnos cuáles son las metas más importantes en los ODS relacionadas con la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres?

La Agenda 2030 consta de 17 objetivos y está poderosamente influenciada por las perspectivas de género. El objetivo 5 es un objetivo independiente que trata exclusivamente sobre las cuestiones transversales de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Básicamente exhorta al mundo, las sociedades y las instituciones a eliminar la violencia contra las mujeres. Además, e igualmente importante, 11 de los 17 ODS también tienen dimensiones de la igualdad de género insertados en los objetivos, indicadores y metas. Esencialmente, por tanto, lo que tenemos actualmente es un proyecto para el futuro, que hasta ahora está más en peligro que cualquier proyecto hasta la fecha.

 

De sus debates con nuestro Director y el personal de Recursos Humanos, ¿tendría sugerencias sobre el papel del Centro en el apoyo a los ODS y el género en términos de creación de capacidades?

El CIF-OIT tiene un mandato prodigioso, especialmente en su vínculo con la OIT y el mundo del trabajo decente, que como puede imaginar debe tener un componente muy fuerte de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. El Centro, debido a que es un centro de conocimientos y atrae a personas de dentro y fuera del sistema, funciona como una plataforma efectiva para generar y diseminar conocimientos y la sensibilización sobre la política y la práctica con una orientación directa hacia la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en todo el mundo. Esto también necesita, sin embargo, que el propio CIF-OIT mejore y amplíe su propia experiencia en esta área tan importante. Esperamos, por tanto, que el CIF-OIT fortalezca e intensifique los recursos dedicados a la experiencia sobre la igualdad de género. Para satisfacer su gran potencial y capitalizar su base y alcance, es absolutamente fundamental que el CIF-OIT tenga un mínimo de experiencia en las cuestiones relacionadas con la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Francamente, no se pueden implementar simplemente los ODS y lograr un mundo donde nadie quede detrás (el objetivo explícito de la Agenda 2030) sin incorporar plenamente a las mujeres en el proceso y en todas partes, y sin que la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres sea el centro de cualquier trabajo en el cual nos enfrasquemos.

 

¿Cómo ve el futuro, por ejemplo, tiene una visión positiva sobre el avance de las mujeres?

Estoy convencida de que no existe otra opción que tener esperanza. La esperanza es la base del progreso; si perdemos la esperanza eliminamos las semillas del progreso. Por tanto, sí, tengo una visión muy esperanzadora del futuro. Sí, todos necesitamos hacer más porque todavía queda mucho por hacer. No obstante, es igualmente cierto que hemos hecho más de lo que hicimos antes, como un Sistema de las Naciones Unidas y como una entidad cuyo mandato es apoyar el logro de la igualdad de género en cualquier lugar y siempre.

Pienso, por ejemplo, que el hecho de negociar y acordar un proyecto tan amplio, ambicioso y visionario como la Agenda 2030 es en sí mismo una declaración que apoya este tipo de esperanza. Es un imperativo político y moral, y la igualdad de género es esencial en él. El mundo está lleno de tantos problemas, vivimos en tiempos muy difíciles. No obstante, no solo creo en la esperanza, también creo que la incorporación e integración de las mujeres igualmente en todos los niveles y en todas partes ofrece al mundo su mejor esperanza. Es simplemente una cuestión de darle una oportunidad al paradigma de la igualdad verdadera.

 

 

International Training Centre of the ILO

Viale Maestri del Lavoro, 10
10127 Turin - Italy

Contáctenos